Carta de Olga Garaventa, la esposa de Sandro

11 de enero de 2010, 7:18pm | Por Extremista

El día 4 de enero de 2009, el Dr. Claudio Burgos dio la tristísima noticia de que Sandro había fallecido a las 20:40 horas. Una semana después, María Olga Garaventa de Sánchez, su esposa, escribió una carta para, expresar su agradecimiento al cuerpo médico que atendió a Roberto Sánchez en el Instituto Argentino del Diagnóstico, el Hospital Italiano de Mendoza, a la obra social OSDE y todos aquellos que que se ocuparon  y preocuparon por ella y el cantante.

Carta de María Olga Garaventa de Sánchez:

Amigas, Amigos:

En este tal vez el momento más doloroso que he debido enfrentar a lo largo de mi vida, no quiero dejar de hacer llegar mi agradecimiento a todos aquellos que movidos por el respeto y el amor que generaba mi esposo no dudaron en prestarme su total apoyo.

En primer lugar a quienes desde hace tanto tiempo lucharon por mantenerlo vivo los Dres. Juan Antonio Mazzei y Sergio Perrone y el fisioterapeuta Ivan Guevara, a los que se sumó luego el Dr. Claudio Burgos y su equipo.

No puedo olvidar a todo el personal del Hospital Italiano de Mendoza desde sus profesionales médicos hasta el personal de seguridad, pasando por enfermeros, anestesistas, y kinesiólogos.

Y sería un acto de injusticia no mencionar a sus pares del Instituto Argentino del Diagnóstico donde todos sus integrantes lograron que Roberto se sintiera en su propia casa.

Siempre en el plano médico deseo agradecer a OSDE su solidaria e inapreciable ayuda. Han hecho más de lo esperado y de la manera más silenciosa lo cual es doblemente encomiable. Nunca nos dejaron solos. Ni con las internaciones, los medicamentos (muchos y costosos), y hasta los traslados en aviones sanitarios. Nunca dejaré de recordar tan notable vocación de servicio.

Retomando nuestra estadía en Mendoza mi especial gratitud al Comandante Mayor de Gendarmería Gustavo Daniel Oberti, y al Comandante Principal Hugo Ariel Confalonieri, atentos a todas los imprevistos tanto míos como de mi familia, y a esos dos caballeros que se ocuparon de mis traslados y mi seguridad, el Sargento Ayudante Feliciano Soto y el Suboficial Principal Jorge Díaz. Siempre los llevaré en mi corazón.

En cuanto al ámbito institucional agradezco la preocupación y la ayuda que en absoluta privacidad nos brindaron la Presidenta de la Nación Dra. Cristina Fernández de Kirchner, el Jefe de Gabinete Dr. Aníbal Fernández (que todos los días llamaba personalmente para interesarse por la salud de mi esposo y que resolvió no pocos problemas operativos) y al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, por su interés constante, fruto de su larga amistad con Roberto. A todos los sentimos auténtica y desinteresadamente a nuestra disposición.

Al personal de la honorable Cámara de Diputados de La Nación incluidos autoridades, responsables de protocolo, prensa, servicios y seguridad que demostraron eficiencia, profesionalismo y dedicación.

Al Luna Park que cuando estábamos decidiendo la sede de la despedida de inmediato tomaron todos los recaudos para la concreción del velatorio ofreciendo toda su estructura y su personal.

Al periodismo que fue el vínculo constante para hacer llegar a su gente de aquí y de mas allá los avances y retrocesos de su estado de salud, agradezco el respeto y la perseverancia con los que algunos lo hicieron, pese a las excepciones que prefiero olvidar, aunque en algunos momentos ocasionaron mucho daño.

A los amigos, mi familia, el entorno profesional de mi esposo todo mi amor por la Infatigable solidaridad, amor y contención.

Finalmente a toda esa gente que con tanto respeto y devoción nos acompañó sin desmayar en Mendoza, y a todos los que ya en Buenos Aires ofrecieron su silencioso homenaje tanto en el Congreso como en el largo camino hacia el cementerio les hago llegar mi reconocimiento porque seguramente desde donde esté Roberto estará feliz de haberlos tenido consigo. Fue un homenaje único verdaderamente nacido del amor que él cosechó y mereció recibir.

Gracias, gracias, gracias….
¡Que Dios los bendiga!…. desde cualquier credo.

María Olga Garaventa de Sánchez

3 opiniones de “Carta de Olga Garaventa, la esposa de Sandro

  1. natalia

    👿 ademas queria decir que no sabe escribir, no tiene idea ni de la estructura de una carta

    Responder
  2. natalia

    hola:
    mi nombre es natalia, queria decirle a olga garaventa que no sea tan hipocrita al hablar del periodismo,ya que vi por tv uno de los dias que sandro estuvo internado como trato con falta de respeto a los periodistas, no recuerdo en este momento que les dijo, pero ella deberia estar agradecida porque el señor que en paz descanse, tambien fue lo que fue gracias a gente que se rompe el culo estudiando y es profesional, entienda señora sin medios no se difundiria nada, yo soy una profesional en otra area, no soy periodista pero odio a la gente que agrede a las personas que han estudiado.
    muchas gracias

    Responder
  3. carmen

    Sin dudas, una gran persona OLGA GARAVENTA, estoy contenta que MI IDOLO haya estado acompañado por Olga hasta el último día de su vida.
    Muy humilde y respetuosa carta.
    Me gustaría que como lo hizo SANDRO por años OLGA saliera el día de su cumpleaños como lo hacía él; creo que sus nenas seguirían concurriendo.SANDRO será I-NOL-VI-DA-BLE. :kissing: :wub:

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *