La historia del accidente de Mariana de Melo

22 de Diciembre de 2007, 8:24pm | Por Jorge

Mariana de Melo en Extremista.com.arFernando Correa, maquillador de Mariana de Melo, fue quien acompañaba a la vedette cuando sufrió el tráfico accidente que la llevó a terapia intensiva. En el día de ayer, el joven asistió a “Intrusos en el Espectáculo” para contarle a Jorge Rial lo que recuerda de ese dramático momento.

Correa contó que el día viernes anterior al accidente, él estuvo junto a De Melo en la discoteca Sunset y luego la morocha fue directamente rumbo a su hogar para descansar por tan solo un par de horas. Un remisero de La Pampa viajó a Buenos Aires para recogerlos y llegarlos al Hotel Calden de Santa Rosa, en donde Mariana solamente pudo tomar una ducha y salir a El Castillo. En dicha discoteca la vedette realizó una presentación que duró al rededor de 15 minutos, cantó “La llorona” y “Asesíname Dulcemente” pero a pedido del público repitió la canción que la hizo famosa.

Al terminar, Mariana de Melo viajaría nuevamente a la capital porteña con el dueño del lugar pero ella insistió en que quería volver lo antes posible para poder dormir en su hogar para estar descansada para su presentación en “Top Ten Vivo“, el programa de América que conducen Luis Piñeyro y Connie Ansaldi, y “Rank 15”.

Después de tanta insistencia, Horacio Cazanave, amigo personal del dueño de El Castillo, se ofreció a traerlos a Buenos Aires.

Fernando contó que él se durmió durante el viaje en el asiento del acompañante, mientras que Mariana se acostó en la parte de atrás usando su bolso de ropa como almohada. En el viaje, Correa sintió dos maniobras “raras” y le preguntó al conductor si estaba bien o tenía sueño peor Horacio respondió que estaba todo bien.

El choque lo despertó. Lo primero que hizo fue salir del auto y gritar “¡Mariana!”, Correa asegura que él la escuchó gritar “¡Fer!”. Si bien él quería ayudar a la vedette, la gente que se encontraba en el lugar le dijo que se quede quieto porque ya venía la ayuda médica, fue ahí cuando se desmayó y horas más tarde se despertó en una camilla junto a la de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *