San Olaf, patrón de los matrimonios difíciles

29 de Julio de 2013, 10:00am | Por Brisa

San Olaf es santo patrón de Noruega, de los reyes y de los matrimonios difíciles. Tiene su festividad el 29 de julio de cada año.

Olaf Haraldsson, conocido como Olaf II de Noruega, fue un rey de Noruega entre 1015 y 1028. De origen vikingo, en la Ciudad de Ruan, Francia se convirtió al cristianismo. Durante su reinado completó la conversión iniciada por Olaf I y erigió iglesias por todo el territorio. El 29 de julio el Santoral Católico le dedica el día del calendario a este santo que además de ser patrono de su país lo es también de los matrimonios difíciles y de los reyes.

Olfa nació en Ringerike hacia el año 995. Harald Grenske, tataranieto del rey Harald I de Noruega fue su padre y Åsta Gudbrandsdatter, su madre. Como Harald murió antes de que Olaf naciera, ella se casó más tarde con Sigurd Syr, rey de Ringerike. El futuro santo nunca pudo entablar una buena relación con su padrastro.

A los once años Olaf realizó su primera expedición vikinga participando de saqueos y pillajes. Años más tarde pensó en reunir bajo su gobierno el reino de Noruega de acuerdo al derecho dinástico que reclamaba por descender de Harald I.

En un viaje entre 1013 y 1014 viajó a Normandia, Francia, donde pasó el invierno en la casa del duque Ricardo II. Allí Olaf se convirtió al cristianismo y fue bautizado en esa fe. Cuando emprendió su regreso a Noruega hizo escala en Inglaterra, donde abandonó sus barcos de guerra y continuó solo con barcos mercantes.

De regreso en Noruega el país estaba dividido entre los jarls locales, Dinamarca y Suecia. La sociedad noruega estaba en decadencia y abundaban los caciques locales y pequeños reinos.

Olaf Capturó a Håkon Eiriksson y lo envió al exilio, para luego comenzar con el trabajo de unificación, convirtiéndose en rey del centro al sur de Noruega. Llegó a un acuerdo de paz con el rey de Suecia, que incluyó el matrimonio arreglado de su hija, la princesa Ingegerd Olofsdotter, con éste. Sin embargo el casamiento no se produjo, pues ella fue dada en matrimonio al príncipe Yaroslav I de Kiev, pero le concedió su segunda hija, Astrid.

Una vez lograda la paz con Suecia, Olaf conquistó Hålogaland, la parte más septentrional de Noruega, unificando así a todo el país.

Una vez aplastada la oposición estableció el cristianismo como religión oficial del reino desde 1024, ordenando construir iglesias en todo el territorio y viajando por el país para hacer valer las leyes eclesiásticas.

La festividad de San Olaf tiene lugar cada 29 de julio. También se lo recuerda el 3 de agosto por la translación y el 16 de octubre por su conversión al cristianismo. Es patrono de Noruega, de los reyes y de los matrimonios difíciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *