Sandro: “Tuve la soberbia del fumador”

19 de diciembre de 2008, 11:32pm | Por Jorge

Luego de haber pasado algunos días internado en el Instituto Argentino de Diagnóstico y de que se digan muchas cosas sobre su estado de salud, el día de hoy Sandro regresó a su casona ubicada en el barrio de Banfield. Para aclarar todos los rumores que se dijeron sobre él estos últimos días, el famoso cantante dialogó con Claudio Rigoli para Telenueve, noticiero que se emite por la pantalla de Canal 9.

“No pasó nada. Yo acá le decía a un muchacho que mandaron ustedes que fue sencillamente uno de los tantos chequeos que yo tengo planeados cada tres o cuatro meses. Elegimos la fecha según nos acomodemos mis médicos y yo. Entonces como el Instituto Argentino de Diagnóstico no esta acá a la vuelta de donde vivo yo, acá tenemos plazas y un montón de otras cosas, me interno ahí y me hacen los chequeos médicos, que me hacen siete u ocho chequeos en total”, contó Sandro a “Telenueve”.

“Voy con mi señora que se acuesta en la cama del acompañante”, agregó el gitano.

“Yo tengo la suerte de que tengo mucha gente que me quiere, entre ellos esta mi familia, y por muchas de estas noticias que dicen algunos programas han internado a varias tías mías”, dijo muy enojado el artista y aclaró: “Han dicho hasta que había muerto”.

“Yo estoy así porque soy el culpable, yo fumé así. Tuve la soberbia del fumador”, dijo Sandro reconociendo su adicción al tabaco que lo llevó a hoy en día padecer de una dolorosa enfermedad. “Tuve la suerte de que el cigarrillo a mi nunca me afectó a la garganta hasta que me empezó a faltar el aire”, agregó.

Sin querer hablar sobre su vida privada, él contó: “Lo único que te puedo contar querido es que hubo un hecho muy simpático. Yo por mi condición no me puedo mover y la ley de argentina en esos casos permite casarse en la casa. El 13 nos casamos acá en mi casa, no puedo decir en el altar porque fue en mi casa. Vino el padre y charlando él sacó los elementos y me hizo tomar la comunión, la cual no había tomado. Mira la edad que yo tengo y lo religioso que soy y recién ahora tomé la comunión”.

“Que tengamos una navidad auténticamente religiosa. No tiren bombas ni pirotecnia. ¿A vos te gustaría que tu chiquito este en un quirófano y empiecen a tirar rompeportones y qué sé yo cuantas otras cosas?”, comentó Sandro apelando al sentido común de todos los argentinos.

Además, él aprovechó para aconsejar a los jóvenes diciendo: “No fumen. De ahí se parte a lo demás. Primero un puchito, después un cigarrito, después un paquito y no sé que más”. “Cuando el hombre se queda sin sueños es como que se queda sin un puerto al cual arribar”, agregó el artista cuyas letras forman parte del tesoro nacional.

Finalizando su charla con Claudio Rigoli, Sandro le mandó saludos a sus nenas, a sus médicos y al personal del instituto en el cual se atiende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *