San Benito Abad – Novus ordo

10 de julio de 2012, 7:00pm | Por Alma

El 11 de julio se celebra la traslación de las reliquias de San Benito de Nursia a Francia. Es patrono de Europa, enfermos, varias ciudades, profesiones y se lo invoca contra la brujería.

El 11 de julio la Iglesia le dedica el día del calendario del Santoral Católico al Novus Ordo de San Benito Abad de Nursia, iniciador de la vida monástica en Occidente, fundador de la orden de benedictinos. Fue canonizado en 1220 por el Papa Honorio II y es patrono de Europa, de los archiveros, ingenieros, moribundos, de los que padecen enfermedades inflamatorias y del riñón, de Italia entre otras coas y se lo invoca contra la brujería.

Según relataron algunos monjes que lo conocieron, San Benito era hijo de un noble romano y su hermana fue santa Escolástica. Pasó su infancia en Norsia, Italia, y allí realizó sus primeros estudios.

Fue enviado a Roma para recibir capacitación en filosofía y retórica, pero en busca de una vida más espiritual abandonó la ciudad para retirarse a Enfide (Affile), de donde según la leyenda huyó tras realizar un milagro.

Ayudado por un abad de un monasterio llamado Román se instaló en una gruta de difícil acceso, cerca de Subiaco, donde vivió como un ermitaño dedicado al sacrificio y la oración. Tres años después fue descubierto por unos pastores.

Luego de ser descubierto, por su fama de mago y milagrero, fue visitado continuamente por personas que buscaban dirección espiritual y consejos, por lo que fue elegido abad de un monasterio en Vicovaro, al norte de Italia, pero como los monjes no aceptaba su exigente régimen de vida, intentaron envenenarlo.

Según los relatos Benito descubrió los planes porque al realizar la bendición el recipiente se hizo pedazos, por lo que decidió abandonar la comunidad y volver a Subiaco.

En Subiaco, debido a una gran afluencia de discípulos, fundó varios monasterios, y en 529, a causa de la envidia de un sacerdote, se refugió en Montecasino, fundando el monasterio desde donde se extendió la Orden Benedictina. En 540 escribió su famosa Regla de los Monasterios

San Benito murió el 21 de marzo de 547. El día de su fallecimiento tiene su festividad, pero también se lo recuerda el 11 de julio, fecha de la traslación de sus reliquias al monasterio de St. Benoit-sur-Loire, al norte de Francia.

San Benito es patrono de varias profesiones, como los agricultores, archiveros, curtidores, ingenieros, granjeros, moribundos, de los monjes, de los religiosos, de los escolares, criados y espeleólogos, de Heerdt, Alemania, de Nursia, Italia y de los que padecen enfermedades en los riñones o enfermedades inflamatorias. También se lo invoca contra el envenenamiento, brujería, la fiebre, cálculos billares, urticaria y contra las tentaciones.

La medalla jubilar de San Benito es reconocida por la Iglesia Católica como poseedora de poder de exorcismo y protección.


Foto de la Medalla de San Benito Abad.

La cara frontal tiene una figura de San Benito sosteniendo en la mano derecha la cruz y en su mano las reglas. El reverso muestra la cruz de San Benito con las letras C.S.P.B. “Crux Sancti Patris Benedicti” (Cruz del Santo Padre Bendito), C.S.S.M.L. “Crux Sancta Sit Mihi Lux” (La santa Cruz sea mi luz) en el crucero vertical, y N.D.S.M.D. “Non Draco Sit Mihi Dux” (No sea el demonio mi señor/guía) en el crucero horizontal.

El criculo contiene la palabra PAX (Paz) y V.R.S. “Vade Retro Satana!” (¡Retrocede, Satanás!), N.S.M.V. “Nunquam Suade Mihi Vana!” (No me persuadas con cosas vanas” y I.V.B. “Ipse Venena bibas” (Bebe tú mismo el veneno”).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *