Mariana de Melo: “Yo entré para ayudarlo a Jorgito”

1 de octubre de 2008, 6:55pm | Por Jorge

Luego de su regreso a la pantalla de Canal Trece formando parte del repechaje de Bailando por un Sueño 2008, Mariana de Melo se sentó en el living de Intrusos en el Espectáculo para contar como vivió este importante momento de su vida. “Para mi fue un sueño estar anoche en Bailando porque pensé que iba a estar toda la noche en mi casa”, afirmó la vedette que hacía nueve meses que no realizaba ningún tipo de actividad física similar.

“Yo creo que la gente se puso a ver para ver si baila o qué hace”, confesó Mariana de Melo a Jorge Rial. “Yo me siento fuerte y segura sino no lo iba a hacer ni me iba a comprometer para ayudarlo a Jorgito”, aclaró la vedette y agregó: “No tengo miedo, si me pasa ¿qué se le va a hacer? Por algo son las cosas”.

Además, la morocha contó que el acercamiento que Marcelo Polino produjo en Ponele la firma entre su hermana, Rosana de Melo, y su amiga, Evangelina Anderson, les ayudó para que ambas recompongan su relación y , si bien no mantienen una amistad, ambas compartes salidas junto a ella.

“Yo fui al piso, como la salvaron a Evangelina nos fuimos a comer. Estábamos comiendo y hablando de cosas de la vida. Vimos lo que estaba pasando porque derepente se armó un lío y empezamos a ver que estaba llorando Jorgito… ahí vimos que esa chica se había desubicados”, contó Mariana y dijo que luego miro a su representante quien rápidamente entendió su mirada y llamó a la producción del programa.

“En camino a la producción llamé a mi médico y me dijo que podía bailar… una gala… y bueno, nadie podía imaginar que me iba a elegir la gente. Hoy ya me llamó para decirme que puedo bailar pero con calma”, reveló la morocha.

Daniel Ambrosino, panelista de “Intrusos“, comentó que a su entender Mariana de Melo jugaba un poco con la lástima de la gente a lo que ella recordó cuando estuvo sentenciada en nueve oportunidades el año pasado en Patinando por un sueño y siguió en el concurso gracias al apoyo del público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *