Día Mundial de la Espina Bífida

21 de noviembre de 2011, 11:02am | Por Alma

El 21 de noviembre es el Día Mundial de la Espina Bífida, malformación congénita del tubo neural, siendo la principal causa la falta de ácido fólico.

El 21 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Espina Bífida, en el cual se intenta de concientizar a la población sobre la malformación congénita del tubo neural, caracterizado por uno o varios arcos vertebrales posteriores que no fusionaron correctamente, y la medula espinal queda sin protección ósea. La misma suele producirse por una deficiencia de ácido fólico (Vitamina B9 o M) durante el embarazo.

Básicamente existen dos tipos de espina bífida: La Espina Bífida Oculta y la Espina Bífida Abierta o Quística.

En la Espina Bífida Oculta, aparece un pequeño defecto o abertura en una o más vértebras. La médula espinal y los nervios no están alterados, y muchas personas no demuestran síntomas hasta edades avanzadas. Los problemas que puede ocasionar son:

  • Ortopédicos: Deformidad en los pies o de diferentes tamaños.
  • Neurológicos: debilidad en extremidades, atrofia de pierna o pie, poca sensibilidad o alteración de reflejos.
  • Genito-Urinarias: incontinencia de haces o orina, y retención urinaria.

Espina Bífida Abierta o Quística: es el tipo más grave. Se aprecia la lesión claramente como un abultamiento, como si se tratara de un quiste en la espalda. La misma se presenta básicamente en dos variedades.

  • Meningocele y lipomeningocele: donde sep presenta una abertura de la que asoma un quiste lleno de líquido cefalorraquídeo.
  • Mielomeningocele: es la más grave y frecuente. El quiste contienen membranas como raíces nerviosas de la médula espinal y médula en si misma. En algunos casos la médula espinal y los nervios quedan al descubierto. Es necesario cerra quirúrgicamente en cuanto el bebé nace.

Cabe destacar que cuanto más alta está la vértebra o vértebras afectadas, las consecuencias son más graves, las cuales pueden incluir Hidrocefalia, varios trastornos neurológicos, dificultades en la visión, memoria y concentración, problemas de locomoción, debilidad y parálisis, pubertad precoz y obesidad entre otras.

La principal causa de la espina bífida es la deficiencia en la madre antes y durante el embarazo de ácido fólico y problemas ambientales. Cabe destacar que no se trata de una enfermedad de transmisión genética, sin embargo se puede transmitir problemas en la absorción del ácido fólico.

También suelen ser causante de Espina Bífida cuando la madres es tratada con anticonvulsivos, con medicamentos para tratar la psoriasis y el acné, medicamentos hormonales y drogas psiquiátricas. Las madres adolescentes o de avanzada edad se encuentran a su vez en una zona de riesgo.

La mejor prevención se origina en los embarazos planeados, comenzando antes de la concepción, evitando ingestas tóxicas y fármacos peligrosos, teniendo una dieta equilibrada y aportando folatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *