San Millán de la Cogolla, patrono de Castilla

12 de noviembre de 2011, 5:00am | Por Extremista

El 11 de noviembre tiene lugar la festividad de San Millán de la Cogolla, patrono de Castilla, Berbejo y Torrelapaja. Es copatrón de España junto a Santiago.

San Millán de la Cogolla, también conocido como San Emiliano, fue un ermitaño y discípulo de san Felices de Bilibio. Cada 12 de noviembre se celebra su festividad, como patrono de Castilla, Bardejo y Torrelapaja en España. El pastor eligió ser eremita ascético, escogiendo la sierra de la Demanda para vivir como un asceta en la roca del monte donde escavó su propia celda, donde estuvo hasta su muerte.

Emiliano nació en el año 473 en Vergegio, actual Berceo, La Rioja, y murió en el Monasterio de San Millán de Suso en el año 574. Sus reliquias se conservan en el Monasterio de San Millán de Yuso.

San Millán comenzó su vida como ermitaño con otro eremita de nombre Félix, con quien permaneció durante tres años en los Riscos de Bilibio. Luego, se refugió en los montes Distercios o Cogollanos, donde levantó altares y donde vivió 40 años en soledad.

El obispo Didimo de Tarazona conoció sus virtudes, por lo que lo nombró sacerdote de Barceo, su villa natal, ocupando este cargo durante tres años.

Muchos clérigos lo acusaron de malgastar los bienes eclesiásticos, debido a que era muy generoso con los menesterosos.  Esto lo hizo apartarse a las cuevas de Aidillo, donde más adelante se construiría el Monasterio de Suso.  Rápidamente se le sumaron otros clérigos, como Cotonato, Aselo, Sofronio y Geroncio. Inclusive había una mujer llamada Potamia, que venía de Narbona.

Por el año 550, excavaron nuevas cuevas, que se colocaron en dos pisos que estaban unidos por un pozo, donde vivía Millán. Allí murió a los 101 años.

Su tumba se convirtió con el tiempo un lugar de peregrinaje al que acudían reyes castellanos y condes, quienes encomendaban sus batallas contra los musulmanes.

En 1052, el rey García Sánchez inauguró el Monasterio de Santa María la Real de Nájera, y quiso enriquecerlo trayendo los cuerpos de los Santos de la comarca. Por esta razón, el 29 de mayo de 1053 intentó llevar los restos de San Millán, pero no lo consiguió porque los bueyes no quisieron continuar con el traslado. Por este milagro, en el lugar donde se pararon los animales, se construyó el Monasterio de Yuso para albergar sus restos. San Millán es patrono de Berdejo, Torrelapaja y Castilla, siendo copatrón de España junto a Santiago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *